Maridaje con vinos

Maridaje con vino: claves para una experiencia irresistible

Son múltiples los aspectos a tener en cuenta para que el maridaje con vino sea un éxito. Por un lado, hay que valorar “el producto y la intensidad de sabor, composición, acidez, amargor, salinidad y dulzor, así como la intensidad de las grasas”, asegura Daniel Arias, presidente de la Asociación Balear de Sumilleres. Otros elementos a tener en cuenta son las salsas y guarniciones utilizadas en las recetas así como los condimentos, añade.

Hay que ser cuidadosos a la hora de seleccionar los vinos que acompañarán una comida porque no todos los vinos maridan con cualquier tipo de alimento, salvo “los espumosos, que son los únicos que casan con todo; desde el aperitivo hasta el postre”, asegura Arias. Sin embargo, este sumiller reconoce que “no hay otra bebida que por su composición molecular y sus características organolépticas acompañe mejor tantos alimentos”.

¿Cómo elegir el mejor vino?

A continuación encontrarás una selección de vinos recomendados por Daniel Arias según el grupo de alimentos y composición de los mismos:

Maridaje de arroces

Arroces a banda o ciegos: vinos blancos secos con uvas como Albariño, Chardonnay o la mallorquina Prensal.

Arroces de pescados o mariscos: blancos secos con buena acidez con uvas como Albariño, Chardonnay, Verdejo o Sauvignon Blanc.

Arroces caldosos: vinos blancos con algo de cuerpo (con lías o barrica) y vinos rosados.

Arroces de carne: vinos blancos con algo de cuerpo (con lías o barrica), vinos rosados o tintos ligeros con uvas como las mallorquinas Callet o gargollasa o la Pinot Noir francesa.

Maridaje de pescados

Pescados sutiles: vinos blancos secos y con buena acidez.

Pescados grasos: vinos blancos con más cuerpo (lías o barrica), vinos rosados o tintos ligeros.

Maridaje de carnes

Carnes blancas: vinos blancos con cuerpo (barrica o lías), rosados y tintos ligeros (jóvenes o semicrianzas).

Carnes rojas: vinos tintos con cuerpo y crianza en barrica como de uvas mallorquinas como la Mantonegro, la nacional de Tempranillo o las francesas Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah.

Maridaje con el postre

Postres de frutas y cremas u hojaldres blancos: dulces como la uva moscatel o Riesling.

Postres de chocolate: tintos dulces como la mallorquina Mantonegro o la andaluza Pedro Ximénez.

¿Quieres descubrir algunos de los vinos que triunfan en la mesa? Consulta nuestra amplia carta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *