Entradas

Consigue una comida gratis en tu restaurante favorito de Andratx

Llega el buen tiempo y queremos que disfrutes al máximo de tus planes al aire libre. Por eso mismo, durante el mes de marzo lanzaremos un sorteo para nuestros seguidores en redes sociales. Solo por participar, te puedes llevar una comida o cena gratis para dos personas que incluye dos copas de cava de bienvenida, picada, paella mixta, botella de vino, postre, agua y café. Además, ¡podrás compartirla con la persona que elijas!

El premio lo podrás disfrutar de lunes a sábado en comida o cena. Reservando previamente.

Muy pronto publicaremos el sorteo en nuestras redes sociales pero ya os queremos avanzar cuáles son las condiciones para participar:

Podrá participar todo aquel que haga las reservas online a través de nuestra página web: www.restaurantcanpep.com Para ello debes incluir tus datos para participar y entrarás en el sorteo de una comida o cena para dos personas.

De entre todos los participantes del 1 al 31 de marzo, se elegirá de forma aleatoria un único ganador, que se anunciará la primera semana de abril en nuestras redes sociales así como por un e-mail al mismo ganador.

La comida caduca a los 60 días de la fecha de comunicación del ganador.

¿Te animas a participar? ¡Muy atento a nuestros perfiles!

San Valentín 2020: Sorprende a tu pareja en Can Pep

¿En busca de un lugar donde vivir una velada mágica con la persona que más quieres? Can Pep lo tiene todo: productos de calidad, una atmósfera romántica con el mar como telón de fondo y un servicio atento que hará que disfrutes de un San Valentín inolvidable.

Degusta en la mejor compañía exquisitos platos elaborados con una materia prima excelente y productos frescos de origen local cocinados de modo tradicional para conseguir un resultado sofisticado y delicioso. En Can Pep contamos con la experiencia de atender a nuestros clientes desde hace casi 60 años, sirviendo cocina mediterránea, sencilla y exquisita.

En nuestro restaurante podrás disfrutar de la belleza y tranquilidad características del Port d’Andratx, un rincón perfecto para una cita romántica. Desde el salón especial con increíbles vistas panorámicas al mar podrás comer o cenar en pareja en un ambiente inigualable.

Can Pep mantiene un estilo elegante y una cuidada decoración que hará de esta semanas previas a San Valentín y del 14 de febrero un día para recordar. En esta fecha tan señalada, además de nuestras especialidades de arroz, pescado y mariscos invitaremos a dos copas de cava para brindar por un muy especial San Valentín.

Las recomendaciones del chef

Podrás elegir de nuestra carta los platos más sugerentes. De entrantes te proponemos entre unos exquisitos mejillones de roca de Menorca, alcachofas o unas gambas del Puerto de Andratx a la plancha. ¿Qué tal un steak Tártar o un tártaro de lubina y aguacate al aroma de cítricos? Y de plato principal quizás unos lomos de corvina con arroz meloso o merluza al vapor con verduras de temporada o si eres más de carne, nuestro delicioso chuletón a la piedra. Podréis brindar por vuestro amor con las dos copas de cava. Y una excelente carta de vinos. De postre déjate sorprender por las recomendaciones del chef.

Celebra tu historia de amor única en Can Pep. Puedes realizar ya tu reserva aquí 

¡Feliz San Valentín!

Autora: Irene Viseras

Atardecer en el mirador des Colomer

El mar y las rocas son los protagonistas de este rincón de la isla único, con espectaculares vistas a la península de Formentor donde se ubica el famoso faro con el mismo nombre.

También conocido como Sa Creueta, este mirador, en el noreste de la isla, ofrece un espectáculo único de la zona más agreste de la costa mallorquina gracias a los 200 metros de altura a los que se encuentra.

En este punto de la isla las rocas parecen querer ganar algunos metros al mar mediante largos dedos sobre los que rompen las olas del Mediterráneo. Este enclave está situado en la carretera Ma-2210 dirección a la playa de Formentor, a unos 5 kilómetros por una carretera con curvas y pendientes pero con unas vistas inmejorables. Desde aquí se puede ver el islote del Colomer y gran parte de la Serra de Tramuntana.

Además del deleite para la vista que supone este lugar, el intenso viento que se siente en algunos puntos del mirador estimula absolutamente todos los sentidos.

El mirador des Colomer fue ideado por el ingeniero Antonio Parietti Coll, que llevó a cabo este proyecto con una clara vocación de respetar la majestuosidad del entorno. De hecho, las escaleras que conducen a los dos puntos que disponen de las mejores vistas están labradas en la roca, por lo que no rompe la magia de este lugar que se funde con la naturaleza.

Esta ruta es ideal para cualquier época del año, pero durante el invierno es menos frecuentada y la paz que transmite supera con creces la que se puede conseguir durante la temporada alta. Actualmente no hay restricciones a la hora de acceder con nuestro propio vehículo, pero durante los meses de verano deberemos informarnos antes de llegar, a no ser que utilicemos el transporte público.

Tras comprobar que nuestra magnífica Serra de Tramuntana goza de rincones únicos para contemplar la serenidad del mar y la calma de las grandes montañas, podemos proseguir nuestra ruta hacia el apreciado Port d’Andratx, nuestro norte, a pesar de situarse al sur de Mallorca, y disfrutar de la auténtica cocina isleña en el restaurante Can Pep, máximo exponente de la tradición culinaria de la zona.

Por: Irene Viseras

Can Pep, varias generaciones y el mismo local

El restaurante CAN PEP del Port d’Andratx ha visto pasar el tiempo en este pequeño pero emblemático puerto anclado donde empieza la Tramuntana. Varias generaciones han sido testigo de cómo un pequeño refugio de pescadores se ha convertido en un puerto de referencia en Mallorca. El hombre siempre hace una mirada atrás para construir un futuro y mejorar, y en CAN PEP saben que evolucionar es necesario para adaptarse a los paladares de los visitantes que se acercan a probar las mejores recetas del Port d’Andratx.

A pesar de los cambios hay algo que se mantiene en este emblemático restaurante, y es la esencia de su cocina y de sus impulsores. La idea de la creación de CAN PEP partió de la señora Doña Margarita, que ya en 1962 deleitaba con sus croquetas a los pescadores. Poco a poco, en la planta baja de su casa se fue gestando una cocina abierta a nuevas recetas gastronómicas con la mejor materia prima, 100% local, donde la especialidad de los arroces, pescados y mariscos empezó a gestarse. En 1968 y, a pesar de que en los primeros momentos no fue bien acogido, se fundó el Club de Vela Puerto de Andratx que propició que a su vera se abrieran otras pequeñas empresas, se crearan nuevos puestos de trabajo y el puerto ganara fama internacional. Empezó entonces a atraer a navegantes, viajeros, turistas extranjeros, mallorquines y todo aquel que quería formar parte de este nuevo refugio donde las embarcaciones recreativas podían disfrutar de paisajes y manjares autóctonos.

En pleno boom turístico para Mallorca, que se dio en tan solo 13 años, del 1960 al 1973, la isla pasó de tener 400.000 turistas a tener más de 3,5 millones. Aumentando también el número de plazas hoteleras. Esto llevó a que se realizasen las obras necesarias para convertir el Port d’Andratx en el que conocemos hoy en día, con una imagen más moderna y acondicionada para la llegada de las embarcaciones y de todo los servicios que esto lleva asociado.

El cambio más importante se realizó en el paseo marítimo y el muelle, donde hoy se sitúa el edificio de la Lonja. Y, desde aquí, CAN PEP ha sido testigo del avance de la historia con su espectacular terraza que mira al mar y transcurre por el paseo marítimo que conduce al faro tras cruzar el torrente des Saluet, donde, aún hoy, las pequeñas embarcaciones de pescadores están amarradas.

Desde CAN PEP confiamos en que podamos mantener un modelo de puerto sostenible, respetuoso con el medio ambiente y donde todos podamos poner un granito de arena en la historia del lugar. De este modo, las generaciones venideras, podrán seguir deleitándose con la belleza y la calma que se respira en este rincón de la isla.

 

Por: Irene Viseras

Port d’andratx, el puerto pesquero que aúna tradición y ocio.

Si de algo puede presumir el puerto de Andratx es de ser considerado el de mayor
encanto del Mediterráneo. Situado en la parte oriental de Mallorca, lo que le garantiza
buen clima todo el año, es una de las zonas más populares de la isla por su entorno y su
belleza y por su armónica combinación de tiendas, restaurantes y cafés.
Este pequeño puerto pesquero fue construido a mediados del siglo XX, cuenta con más de
450 amarres y mantiene el aire marinero tradicional. Además de ofrecer una amplia
actividad náutica, es un destino popular para senderistas y ciclistas, ya que fusiona dos
entornos: playa y montaña.
Si buscas relajarte frente al mar, puedes hacerlo en alguna de las dos playas del puerto o
en las diversas calas de aguas transparentes que lo rodean, como cala Llamp, cala
Moragues o cala Egos. Y si prefieres hacer algo de deporte, puedes optar por diferentes
excursiones y rutas de senderismo, o disfrutar jugando al golf en el complejo Golf de
Andratx, que dispone de un total de 18 hoyos.
El ‘port d’Andratx’ está situado a 5km del pueblo de Andratx y a unos 10 minutos
aproximadamente en coche de Camp de Mar, un complejo turístico de ambiente sofisticado
y hoteles exclusivos muy popular entre los famosos y gente de alto poder adquisitivo.
Frente a sus costas se divisa la isla de La Dragonera, una extensión natural de la sierra
de Tramontana, que cuenta con un centro para visitantes y algunos senderos de excursión.
Si quieres acceder a ella puedes hacerlo por vía marítima desde el mismo Puerto de
Andratx o desde el pueblo de Sant Elm, situado a pocos kilómetros del puerto. Existen
diferentes compañías que ofrecen alquiler de barcos sin licencia o con patrón, dicho
alquiler puede ser por horas, por un día o hasta 1 semana de duración, algunos con opción
de fiesta a bordo, catering y otros muchos servicios.
Tanto si estás de paso por el puerto como si disfrutas de unos días en la zona, te
recomendamos visitar el paseo marítimo y el muelle, lugares en los que se concentra la
mayor actividad durante el día. Allí se encuentra el edificio de la Lonja, donde se pueden
comprar las capturas de pescado fresco de los pescadores de la zona.
Y si lo que te apetece es vivir una experiencia diferente, te animamos a degustar los
mejores platos de temporada en nuestro restaurante, el primer gastromar de la isla.

Jardines de Alfabia.

En Mallorca hay varios tesoros escondidos que los visitantes pueden disfrutar prácticamente durante todo el año y no solo durante el verano caluroso. Uno de estos tesoros son los Jardines de Alfabia, que se encuentran en el área de Buñola, a los pies de la Sierra de Tramontana, a 17 km de la capital de Palma.

La composición del patio, los jardines y los huertos han sido oficial (y merecidamente) declarados como Monumento Artístico Nacional, que garantiza la presevación de los jardines en caso de que la construcción afecte la zona en el futuro.

La familia propietaria del terreno es la familia Zaforteza. Después de que Jaime Primero conquistara las Islas Baleares, el rey concedió el terreno a su tío Nuño de Roussillon, el cual lo vendió a la familia moruna de Ben-Abet.

Después de que el terreno cambiara de manos cientos de veces, finalmente acabó en las poderosas manos de la familia Zaforteza, actuales propietarios que han cuidado de Alfabia desde el año 1700.

Los Jardines se encuentran en Buñola, en el km 17 en la carretera que va de Palma a Sóller y a pesar del nombre no son solo jardines, es algo así como una posesión con una casa preciosa y espectaculares jardines. A demás de los jardines está el huerto, imitando la tipología de granja árabe.

La villa familiar se construyó en el año 1400 y una ala se añadió en el 1600. La fachada data de la época barroca en el 1700 y fue inventada por el arquitecto Juan d’Aragó. El paso del tiempo ha dejado marcas de cada era y la casa es un conjunto de varios estilos arquitectónicos: Morisco, gótico, renacentista, barroco, romántico e incluso en algunos lugares podemos encontrar Ro cocó inglés. Desde el 1700 la casa no ha cambiado en apariencia.

Los jardines que rodean la finca son preciosos con diferentes formas. La mayoría barrocos y renacentistas, como un “giocho d’acqua”, que es una especie de fuente que lanza agua por sorpresa a los visitantes inesperados.

Algunas de las mejores playas de Mallorca.

No necesitas ir al Caribe para descubrir playas de agua cristalina y de tono azul claro. Mallorca es, en definitiva, un mosaico de playas puesto al servicio del visitante.

La primera playa que te aconsejamos es la Playa de Formentor. ¡Es impresionante!

Casi un kilómetro y medio de fina arena blanca. El mar es muy poco profundo incluso a medio kilómetro de la orilla por lo que es ideal para los nadadores novatos. Su mar en calma es transparente, por lo que es ideal para los amantes del buceo.

Cala de Sa Calobra: Una zona encantadora a pesar de si difícil acceso pero que te hará sentir en el cielo. Es un paraíso absoluto. Si vienes a la isla no te la puedes perder. Un lugar muy visitado por una razón: es mágico.

La Playa de Es Trenc es una playa virgen situada en Campos, mide 3km de largo y 35 de ancho. Es un paraiso. Se encuentra en un lugar aislado. No hay urbanizaciones, ni hoteles, solo dunas de arena y vegetación.El agua es tranquila, no tiene olas y es azul turquesa y cristalina.

Playa de Muro es como una inmensa piscina natural de color turquesa. Sus aguas son muy tranquilas y tan transparentes que se pueden ver perfectamente los pececillos que pasan nadando por allí. Es recomendable madrugar para ver cómo sale el sol desde el horizonte, tiñendo el cielo de color naranja. Es un muy buen sitio para ir todo el día con la familia.

Y acabamos nuestro post de hoy con Cala Varques. una cala virgen preciosa, de las mejores calas de Mallorca, situada a medio camino entre Cales de Mallorca y Cala Romántica, Manacor. Se trata de una cala de unos 100 metros de arena fina y blanca, con aguas cristalinas. En sta cala podrás descubrir el entramado de cuevas más grande de toda Europa.

Mercados de Mallorca.

Cada semana se celebran en Mallorca un gran número de mercados. Para guiaros, os hemos hecho una lista de tres de ellos, cada uno distinto del otro. De este modo podréis elegir el que más os convenga. ¿Estás preparado para un mercado rural tranquilo? ¿Un colorido baratillo? ¿O para el mercado más grande de la isla? Elije el que quieras, o ¿Por qué no los tres?

Sineu: los miércoles de 7 a 14. Mercado de abastos.

Los miércoles, un tradicional mercado rural se celebra en el pueblo de Sineu.

Es el mercado más viejo de la isla. Fue fundado por Jaime III en el año 1306. Pero la tradición histórica no es la única que hace especial a este mercado. Además de vegetales, frutas, flores, maquinaria de granja, ropa y herramientas, es el único mercado de la isla en el que está permitido vender animales. Las razas domésticas de las Islas Baleares más importantes se pueden encontrar en un almacén especialmente diseñado en la “Plaça del Mercat”.

Es uno de los mercados más populares de la isla, por lo que os recomendamos llegar pronto para evitar tráfico. El ambiente es muy alegre, u aunque no estés buscando comprar una cabra o un cerdo, las probabilidades de que encuentres algo son altas, pueden ser naranjas, tomates, o un par de sandalias.

Son Fuster, los sábados de 8 a 14. Baratillo.

Son Fuster es el area industrial más grande de las afueras de Palma. Aquí cada sábado puedes encontrar un baratillo relativamente grande.

Aquí podrás encontrar casi de todo, pero por supuesto varía dependiendo de la temporada. También hay gente vendiendo comida, por lo que no necesitas llevarte nada a no ser que seas un poco “especialito”.

Puedes econtrar telas, ropas, accesorios para la casa, muebles, flores, zapatos, libros antiguos… ¡Si, todo es sposible! Incluso cuando no estás buscando nada en especial es muy interesante dar una vuelta y observar las extrañas cosas que la gente trata de vender.

Inca, los jueves de 8 a 14. El mercado más grande de Mallorca.

Cada juaves, el mercado más grande de Mallorca se levanta en la ciudad de Inca. Se extiende a través del centro de la ciudad y ofrece diversidad de productos – verduras, frutas, pastas, frutos secos, caramelos, ropa, y sobretodo productos de piel. Inca es muy conocido por sus productos de pie, por lo que si lo que estás buscando es un bolso, un cinturón, zapatos o un maletín moderno, recomendamos que visites este mercado.

La forma más fácil de llegar es con el tren qe¡ue sale de la plaza de España, en Palma. La parada que hace el tren en la ciudad de Inca te deja a un pequeño paseo de donde empieza el mercado.

Asegurate de comer algunos “bunyols”: fritos recientemente con azúcar por encima- ¡Están muy buenos! Siempre hay una persona que está haciendo y vendiendo bunyols. Compra enseguida que lo veas (¡Te aseguramos que no te los quieres perder!).